Las reformas, unas obras necesarias que nos pueden dar muchos problemas

A todos nos gusta darle un lavado de cara a nuestra vivienda, sobre todo si llevamos muchos años viviendo en ella y es que, como es lógico, no queremos caer en la rutina en ningún aspecto de nuestras vidas, es por ello por lo que para seguir avanzando no hay nada mejor que poder pegarle un lavado de cara a los elementos que ya tenemos. Esta es una de las mejores formas posibles de hacer cambios notables sin tener que invertir grandes cifras de dinero, de ahí que las reformas, ya sean más grandes o más pequeñas, es lo que predomina en nuestro país, en lugar de comprar nuevas viviendas.

Sin embargo, cuando nos lanzamos y comenzamos a hacer una reforma en nuestra casa, esta, no siempre sale como esperábamos y es que, de forma habitual, los plazos de la obra se alargan más de los esperado, algunas veces los remates no son como los teníamos en mente, otras veces nos entregan la obra y a los pocos días tenemos que llamar para que nos retoquen algún detalle… Por estas y otras circunstancias, a lo largo de las siguientes líneas os arrojaremos algo de luz sobre las reformas.

Para poder llevar a cabo una reforma con la mayor de las garantías, el primer consejo que os vamos a dar es uno que, aunque es más que obvio, seguimos considerando que es necesario recordarlo al menos una vez y es que contratemos a los mejores profesionales. Solo ellos, con cientos de obras a sus espaldas sabrán llevar a cabo el reto que le planteemos con la seriedad y la profesionalidad que todos buscamos. Y es que, aunque en la teoría digamos que no, en la práctica, cuando nos metemos a una obra de esta envergadura, aunque queremos que acaben en la fecha prevista o incluso antes, luego, una vez estamos ya manos a la obra, la práctica dice que preferimos que tarde uno o días más a que nos dejen algo mal rematado. Esto es lo que ocurre en toda la vivienda, con una salvedad, el tejado.

En este punto, llevar la obra con retraso nos puede llegar a suponer un grave problema, en caso de que llueva, es por ello por lo que Cubiertas Estévez es nuestra mejor garantía para evitar problemas y es que ellos son expertos en la reforma y cambio de este tipo de elementos, por lo que gracias a su saber hacer y la experiencia que les atesora, tendremos la certeza de saber que en ningún momento correremos con el riesgo de que nos pueda llover dentro de casa.

Pero más allá de problemas de remates o de fechas, hay otros mucho más importantes y de los que, a veces, por desconocimiento nos pueden llevar a incurrir en algún delito. Quizá esto así de primeras os suene muy fuerte, sin embargo, la realidad es que es mucho más común de que ocurra de lo que nos podamos pensar y es que muchos de nuestros edificios, de los inmuebles donde residimos, aunque nosotros no lo sepamos, pueden estar incluidos en una lista de Patrimonio. Esta lista es dependiente de las comunidades autónomas y todo edificio que esté inscrito en ella se considera que se debe de respetar y cuidar ya que forma parte de la historia de la ciudad. Por ello, a la hora de hacer cualquier tipo de reforma en estos inmuebles, con independencia del tamaño de la obra que se vaya a llevar a cabo, esta será considerada siempre como obra mayor, por lo que deberemos de presentar una serie de papeleos ante las administraciones competentes. Esta autorización de obras, modificaciones y reformas en viviendas o edificios protegidos, en algunos casos, como el de la comunidad de Madrid, se puede tramitar vía telemática y no solo presencial, como ocurre en otros lugares.

Las dificultades que entraña un cambio de distribución

A veces no solo buscamos cambiar el color de las estancias, renovar los elementos o cambiar los muebles, sino que por algún motivo concreto consideramos que es necesario hacer algún cambio en la distribución de nuestro hogar. Esto es algo que es completamente legal si contamos con los permisos oportunos, sin embargo, para hacerlo, esos permisos nos llevará un tiempo conseguirlos, puesto que tenemos que contar con un informe favorable para hacerlo. Este informe del que os hablamos es el que certifica que esas paredes que vamos a tirar no suponen algún elemento vital para el inmueble y que, por lo tanto, su integridad sigue completamente garantizada.