La tecnología se asienta en el sector odontológico

Renovarse o morir. La famosa frase está más presente en la sociedad actual. Y no es para menos. Ahora se hace llamar reinventarse, pero no es más que saberse amoldar a los nuevos tiempos. Y eso es lo que ha hecho el sector de la odontología. Atrás quedan esos tiempos en los que daba miedo acudir al dentista porque usaba herramientas que parecían sacadas del Museo del Horror y de la Tortura. Ahora, la tecnología ha permitido realizar técnicas sin dolor. Además, son muchas las herramientas que han llegado a las consultas de las clínicas dentales.

Instrumental

El manejo y conocimiento del instrumental de uso dental es imprescindible en la práctica clínica diaria. El personal auxiliar debe prepararlo antes de su requerimiento por parte del dentista, de tal forma que sea fácil el acceso a él en función de la técnica que se tenga prevista realizar.

Los instrumentos de uso dental pueden ser de mano o rotatorios

De mano:  Es aquel que no va unido al equipo dental y que usa el dentista asiéndolo con la mano. Se puede subdividir en: Instrumentos rígidos. Son aquellos que no tienen sistema de apertura y cierre. Por ejemplo, la sonda de exploración. Instrumentos articulados. Son los que presentan un sistema de apertura y cierre al que se denomina articulación. Por ejemplo, los fórceps para extracciones.

Rotatorio. Es aquel que, unido a las mangueras del equipo dental y accionado por este, efectúa movimientos rotatorios a diferentes velocidades con el fin de mover una fresa colocada en su extremo.

Algodones. Es una pinza de prensión digital, acodada y cuya parte activa está estriada para lograr una mayor retención.

Sonda: Puede ser de una o de dos partes activas. Se utiliza para detectar caries.

Espejo: Sirve para la exploración intraoral, ya que permite  la  visión  en  zonas  comprometidas  y  mejora  la  iluminación  de  otras zonas al reflejar la luz del equipo. Además sirve para separar y protegerlos tejidos bucales. Puede ser de plástico desechable o de acero inoxidable, en los que la parte activa va atornillada sobre el mango.

Sonda periodontal: No es útil en las exploraciones generales, aunque sí en las periodontales. Por ello, no es imprescindible su presencia en esta bandeja salvo que se prevea que se vaya a realizar este tipo de exploración.

El 3d

Si la tecnología 3D ha llegado a todos los sectores, no iba a serlo menos en la odontología. La tecnología CBCT (Tomografía Computerizada de Haz Cónico) produce imágenes a partir de cortes transversales, horizontales y verticales, consiguiendo una reconstrucción real en 3D de la anatomía del paciente.

Esta tecnología proporciona una información anatómica precisa que ayuda en el diagnóstico y tratamiento del paciente yal y como nos dicen desde La Tienda del Dentista, donde puedes comprar estos elementos. Visualiza la anatomía interna que no puede diagnosticarse de forma externa y proporciona menor dosis que un CT médico tradicional. Sus principales aplicaciones son en la planificación de implantes, en cirugía oral, en la planificación de ortodoncia, en tumores mandibulares, en problemas de periodoncia y en análisis de vías aéreas.

Por otro lado, un escáner intraoral en tres dimensiones es un aparato que nos permite realizar impresiones digitales en 3D de la boca de una persona. Este procedimiento se lleva a cabo cuando el paciente se va a someter a un tratamiento de ortodoncia, una medida sobre implantes, tratamiento de carillas dental o fundas, férulas de descarga, y, por tanto, necesitamos tomar registros de su boca. Tradicionalmente, la manera de realizar estas impresiones consistía en introducir una cubeta con una pasta en la boca del paciente.

Incluso los fármacos también evolucionan y cada vez son más ponentes, fiables y, sobre todo, seguros. Yo recuerdo que antes los fármacos para curar infecciones en la boca eran una ruleta rusa. No sabías si ibas a acabar con una gastroenteritis o curado.

Como te decíamos, si recordamos cómo eran los consultorios en el S. XIX, partimos de unas instalaciones que daban miedo. Este debe ser uno de los motivos por los que hay tanta fobia a acudir al dentista, algo incluso que se conoce con el nombre de odontofobia. Ahora nos pondríamos las manos a la cabeza solo de recordarlo, pero no miraremos tan atrás… nos centraremos en cuando la tecnología ya estaba introducida en la odontología y cómo ha mejorado a lo largo de los años.

En los últimos años la odontología ha experimentado un gran cambio como consecuencia, principalmente, de las nuevas tecnologías, ir al dentista es todo un orgullo y placer. Solo de pensar en que podrás lucir una sonrisa perfecta.