Si buscamos la palabra pizarra en la Wikipedia nos dice que es una roca metamórfica homogénea de grano fino formada por la compactación por metamorfismo de bajo grado de lutitas (una roca sedimentaria), por lo que es una roca sedimentaria que podemos extraer directamente de nuestra madre Tierra. No es un producto fabricado por la mano del hombre, lo que la convierte en un producto 100 % natural que únicamente necesita un proceso de extracción y preparación para su utilización.

El proceso de extracción consta de varias fases, entre las que podemos destacar los siguientes pasos:

En nuestros días el uso más común de la pizarra es en la construcción de cubiertas, si bien su uso en la construcción se remonta a las primeras edificaciones realizadas por el hombre sobre todo en aquellas partes del planeta donde se localizaba casi a simple vista. Estas construcciones tienen un origen muy rudimentario, rústico, poco elaborado, básicamente su utilización se debía a las excelentes cualidades que presenta esta roca como pueden ser su impermeabilidad y resistencia a las heladas, como aislante térmico, aislante acústico y por su gran durabilidad ya que permanece inalterable y constante frente a factores como la humedad, el polvo, el salitre, el frio, el calor y la nieve o el viento.

El formato final, el que se vende al cliente, puede tener distintas formas y medidas, siendo las más usuales para cubiertas, las siguientes: rectangular, redondeada, ojival o pico pala, rombo, exagonal, schuppen, media luna, etc.

¿Dónde podemos encontrar pizarra en Madrid?

En la capital de España existen multitud de edificios en donde la pizarra está presente en sus cubiertas y que son edificios emblemáticos que llaman poderosamente la atención por sus singulares características como pueden ser: