La mejora tecnológica está detrás de la apuesta por las cámaras de seguridad

Uno de los aspectos que se valoran ahora más que nunca es el de la seguridad. Lo valoramos en todo tipo de situaciones: en casa, en nuestro negocio, mientras nos movemos en metro, en la misma calle… La seguridad ha pasado a ser una de las cuestiones a las que atribuimos una gran importancia y que no puede fallar a lo largo de nuestra vida.

Uno de los aspectos que se valoran ahora más que nunca es el de la seguridad. Lo valoramos en todo tipo de situaciones: en casa, en nuestro negocio, mientras nos movemos en metro, en la misma calle… La seguridad ha pasado a ser una de las cuestiones a las que atribuimos una gran importancia y que no puede fallar a lo largo de nuestra vida. No hay duda de que estamos hablando de una de las cuestiones que permite conseguir un mejor nivel de vida y que garantiza nuestro bienestar. Si no fuera por eso, sería bastante complicado ser felices.

El elemento central en todo lo que guarda relación con la seguridad es, sin duda, la cámara de vigilancia. Hablamos de uno de los asuntos que no solo hace posible que tengamos la seguridad de saber qué es lo que ha sucedido en un momento determinado, sino que también hace posible que todas aquellas personas que tengan intención de cometer un robo o delito se lo piensen dos veces. Está claro que este es uno de los objetos que hace una labor más efectiva a la hora de prevenir cualquier problema. Y eso no es moco de pavo.

En el portal web Te Interesa se específica el número de cámaras de seguridad que existen en el suelo público en España. En total, son más de 22.000 cámaras de seguridad las que velan por la seguridad de los españoles y las españolas mientras caminan por la calle. Se trata de una cifra bastante potente y no cabe la menor duda de que va a crecer de cara a los próximos años. Y es que, de un tiempo a esta parte, se ha multiplicado el número de las cámaras de las que gozan nuestras calles. Y creemos que la gente lo ha agradecido.

En una noticia publicada en la página web del diario El Español, se establecía una especie de ranking de las ciudades que contaban con una mayor cantidad de cámaras de seguridad. De las 10 primeras ciudades, 8 pertenecen a China, siendo Londres una de las que también se mete en ese top 10, concretamente en el puesto número 6. La primera de las españolas es nuestra capital, la ciudad de Madrid, que se encuentra en la posición número 33 con algo más de 4 cámaras por cada 1.000 habitantes. La seguridad de la gente importa y esta es una de las mejores pruebas para ello.

La instalación de cámaras de seguridad se ha convertido en la mejor manera de apostar por la seguridad de las personas tanto en su propia casa como en situaciones tan habituales como andar por la calle. Y lo es por el hecho de que la tecnología ha evolucionado de una manera realmente extraordinaria, haciendo posible que esa seguridad sea eficaz y eficiente y garantizando que, si existe algún problema, la comunicación con las fuerzas de seguridad va a ser rápida. Los profesionales de FGL Sistemas de Control nos han indicado que esa mejora tecnológica está detrás del aumento de la demanda de estas cámaras de seguridad.

Ojalá no hiciera falta, pero… 

Es una utopía pensar en que las cámaras de vigilancia no son necesarias en una sociedad como la nuestra. La verdad es que se trata de elementos que son no solo necesarios, sino más necesarios que en ningún otro momento de la Historia. La cantidad de robos y hurtos que se producen en negocios, en casas particulares e incluso en la calle, a plena luz del día, hacen que haya gente que no se sienta del todo segura durante su día a día. Las cámaras de seguridad y vigilancia contribuyen a que, al menos, haya un elemento disuasorio en este sentido.

Estamos seguros de que las cámaras contribuyen de un modo eficiente a que no haya tantos actos de delincuencia en nuestras calles. Si se quitaran, seguramente habría mucha más gente que cometería algún tipo de delito en las calles. Y eso es precisamente lo que no se puede permitir bajo ningún concepto. Cuando la seguridad ciudadana es lo que está en juego, el gobierno de un municipio, el de una comunidad autónoma o el de un país no puede tener miramientos.

Es evidente que, a medida que pasen los años, las cámaras de vigilancia van a ser cada vez más habituales en suelo público y también en recintos privados. Ya son bastante normales en ambos lugares, pero lo van a ser más. Nadie tiene ninguna duda al respecto y no es para menos. Es evidente que hay que poner todas las medidas que sean necesarias para tratar de garantizar la seguridad de todas y cada una de las personas que forman parte de nuestra sociedad.

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter