La gestión de proyectos clave para la empresa de hoy

En la gestión de proyectos siempre es bueno el establecimiento de etapas para afrontarlos mejores. Cuando se establece un método podemos decir que estamos ante una útil forma de tener todo bajo control. En Action Project, bajo el conocimiento que le dan sus años de experiencia creen que es importante ser metódicos a este respecto, a la vez que saber adaptarse a cada una de las empresas.

Analizar la viabilidad del proyecto de empresa

Aquí debe analizarse el proyecto que haya y valorarlo. Uno de los objetivos principales es comprobar si el hacer este proyecto es rentable o no en base a unos determinados costes o plazos. Todo va a depender del resultado que de si se va a poder seguir con el siguiente punto.

Planificación del proyecto

En este sentido debe definirse de manera minuciosa el proyecto empresarial para poder explicar las tareas que se deben hacer. En este sentido es importante hacer un análisis del alcance del proyecto, estableciendo los esfuerzos, costes y los recursos requeridos. No olvidemos que el plan de negocio debe ser definido.

Algo que debes tener en cuenta, es no incluir un número de objetivos que no puedas lograr realmente. Si cuando acabes tu proyecto no los abarcas todos, hay grandes posibilidades de que termines sintiéndote frustrado. Hay que ser consciente del tiempo, así como de los recursos disponibles.

Control y seguimiento

Entre todas las fases que hay a nivel de gestión de proyectos empresariales, esta va a ser de las que más va a poder condicionar el éxito a nivel profesional. Se hace para que se puedan establecer medidas que puedan solucionar los errores que puedan existir a lo largo del proceso, por lo que hay que hacer una serie de actividades que son interesantes:

  • Seguir tareas y planificación de las pautas
  • Gestión del producto final y controlar la calidad
  • Gestión de las incidencias, las que aparezcan en el proceso y las futuras
  • Crear informes para el seguimiento

Cerrar el proyecto de la empresa

Esta es la fase con la que termina la gestión del proyecto. En ella se asegura que el trabajo ha finalizado y el proyecto ya está listo. Algo que hay que tener en cuenta es que el cierre va a servir de la misma forma como modo de evaluación.

Así es como se pueden identificar los errores y poder aprender de ellos para proyectos en el futuro.

Como puedes ver, estamos ante una forma de hacer que nos puede reportar multitud de beneficios, tanto si es nuestra empresa como si tenemos una empresa de este tipo y queremos hacer las cosas como es debido.

Hemos dado un repaso a todas las fases existentes a la hora de abordar la gestión de los proyectos empresariales. Para ello hay que tener bien claro las funciones que pueden realizar los Project manager en la empresa, de tal manera que se puedan hacer correctamente.

Nuestra garantía es que si se hacen bien el proyecto tendrá muchas más opciones de tener el éxito que se busca. No olvidemos que está demostrado que las empresas que se encargan de hacer la gestión de proyectos como es debido van a estar en una posición bastante mejor.

No es fácil lograr el éxito en la empresa, algunos dicen que incluso lo más difícil es el mantenimiento a lo largo de los años, pues ahí sí que no entran las denominadas casualidades y es una gran verdad.

Lo que hay que hacer es ser muy metódicos, pues de esta forma se puede lograr lo que hemos planeado y hacer realidad un objetivo bastante interesante de cara a lograrlo.

Esperemos que este artículo haya servido para evidenciar la necesidad de hacer un seguimiento y control de todas las opciones que se tomen, pues así los riesgos de una mala marcha en la empresa actual se reducen de manera importante.

Como siempre ocurre, todos estos pasos hay que adaptarlos de la mejor manera posible a la empresa sobre la que estemos trabajando, pues cada empresa es un mundo y esto hace que no todos los consejos sirvan para todas.

Aun así, sí que es cierto que seguir en líneas generales lo dicho puede ayudar a que salgamos con éxito de todo este tipo de medidas, pues es algo que es relativamente sencillo de seguir, siendo ordenado y no dejando escapar ninguno de los puntos por los que hemos comentado que ha de pasar cualquier empresa, solo cambia la forma en la que se lleva a cabo, pues el tamaño o los sectores también influyen en los proyectos y la gestión de los mismo.