La gastronomía del futuro

Se habla de los coches del futuro, se habla de los móviles del futuro y de la universidad. Pero pocas veces se habla de la gastronomía del futuro. Las nuevas tecnologías están llegando a todos los sectores y también lo hace al mundo de la comida. ¿Cómo? Pues de diferentes formas.

Es el momento de dar la bienvenida a la cocina a la impresión en 3D, a la realidad aumentada… Las nuevas tecnologías se ponen el mandil y encienden los fogones. O, mejor dicho, las sustituyen. Los científicos diseñan cómo será la comida de mañana en la que predominarán los aditivos naturales frente a los artificiales. Además, se podrán cambiar las propiedades nutricionales de muchos alimentos e incluso reducir los tiempos de producción y recogida de los cultivos, y mejorar las condiciones de determinadas plantas para que sobrevivan en condiciones climatológicas extremas.

Nuevos productos

Entre las muchas sorpresas que tiene la comida del futuro está la de la utilización de productos nuevos en la alta cocina. Hemos visto cómo, con a partir de pescado exclusivamente, Angel León elabora una gran variedad de embutidos como sobrasada, morcón, paté. De él dicen que es el rey del plancton. Los beneficios de los alimentos que ingiramos, como las microalgas, nos aportarán mayores beneficios porque estarán diseñados para ello, una manera de conseguirlo será mediante innovadoras técnicas de encapsulación. Otros chefs usan raíces comestibles, eso sí, respetando al máximo la tierra y sus sabores.

Comida en 3d

Hay varias empresas que se dedican a imprimir comida en 3D. Organizan cenas en formato ‘pop up’ en las que imprimen cualquier alimento que se pueda preparar en forma de pasta (chocolate, masa de pizza, queso…). Una experiencia interactiva que ya han mostrado en gastropubs temporales de Londres, Lérida y Venlo. Por imprimir, imprimen hasta las sillas de los comensales. ¿Qué te parece? La verdad es que si esto se lo cuento a mi abuelo, se llevaría las manos a la cabeza.

La comida se bebe

Gastronomía es cocina y, también, es bebida. En España, la bebida tiene mucho protagonismo, pero los cocineros actuales han sabido reinventarla y convertirla en comida. Muchas veces sentirás que estás comiendo algo, pero será bebida.

Las redes sociales

Como en todas las cosas, las redes sociales tienen mucho protagonismo. Restaurantes, cocineros, distribuidores, bodegueros, clientes todos quieren dar su opinión en  las plataformas como Facebook, Twitter o Foursquare. Información dinámica, diálogo y viralidad son ya esenciales en la comunicación del espectro gastronómico, que sufrirá una importante evolución en años venideros.

También van a cambiar los hábitos de comer. Eso de estar durante horas y horas en la cocina para poder comer se va a acabar. Ahora ya no hace falta. Tampoco lo de tener que limpiarlo todo. Las empresas de catering van a ocupar ese nicho de mercado. Empresas que disponen de una carta especial de catering para celebraciones familiares: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, fiestas infantiles, aniversarios, y otras celebraciones familiares. Desde La Frolita nos aseguran que son cada vez más las familias que apuestan por esta fórmula. Incluso para la gestión de eventos con mobiliario y menaje, Iluminación y sonido, Decoración y diseño, Fotografía, video/fotocall, Mesas dulces y Candy Bar y showcooking.

Apuesta por la comida ecológica

El objetivo a largo plazo es crear supermercados en donde la gente pueda consumir frutas y verduras cosechadas en la misma ciudad y de esta manera ahorrar la contaminación del viaje de toneladas de alimentos. La verdad es que sería ideal, aunque es complicado. Según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, un tercio de los alimentos producidos cada año se desperdicia, lo cual equivale a aproximadamente 1.3 mil millones de toneladas de alimentos anuales. Por eso hay que saber aprovechar los recursos que tenemos porque las próximas tecnologías nos lo va a agradecer.

Impresoras en 3D, comida ecológica, comida servida directamente en casa, la gastronomía del futuro ya está aquí. Ahora bien, por mucho que la tecnología avance, todavía nada podrá hacernos sentir lo que sentimos cuando nos metemos un bocado de comida. Comer seguirá siendo un placer en el futuro y para ello los tecnólogos juegan con texturas y sabores de productos. ¿Verdad?