El auge del coworking, una ventaja de la tecnología

Quien más quien menos ha oído en estos últimos tiempos hablar del Coworking. En este sentido hay que diferencian a los centros realmente de calidad y aquellos que se han sumado a la moda sin la debida preparación y ventajas que suelen tener. Desde la experiencia de casi 20 años en el sector, en The Underground Den, hablan de lo importante que es aportar cosas nuevas e interesante de manera constante a los clientes del sitio del Coworking, algo que a ellos les ha funcionado y que deja bien clara la importancia de la innovación.

La ayuda a las empresas y emprendedores es sin duda una colaboración indispensable para su crecimiento y aquí los espacios de Coworking en Madrid tienen mucho que decir. Cada vez se acude más a esta clase de espacios comunes y abiertos que han pasado de ser algo innovador a toda una tendencia a la que cada vez se suma más público.

Autónomos o pequeñas empresas gustan de tener un lugar de trabajo acondicionado por menos dinero de lo que les costaría una oficina tradicional, lo que ha terminado siendo la clave para el éxito de estas opciones.

Las ventajas del coworking para los coworkers son evidentes y ayudan a mantener la actividad compartiendo el espacio físico, además de la interesante colaboración entre las de los que están trabajando. La colaboración siempre es buena e interesante.

Nuestro país, uno de los que más apoyan al Coworking

España ocupa la tercera posición en el mundo al hablar de espacios de coworking. Existen del orden de cuatro centenares ya abiertos, estando por detrás de Alemania, líder de Europa y Estados Unidos, el líder a nivel mundial.

Todos los movimientos que se producen en el mundo del coworking y que son símbolo de la mirada hacia adelante del sector, se pueden ver ya. Muchos dicen que el coworking fue una respuesta a la pasada crisis o simplemente es una forma de adaptarse las nuevas formas de trabajo actuales. El caso es que sea lo que sea, funciona.

Cuando se quiere conocer los motivos por los que este tipo de trabajo tiene tanta popularidad, desde universidades se han hecho encuestas donde los coworkers han evidenciado las grandes ventajas que supone hacer uso del coworking, donde el tener un espacio agradable, poder colaborar y las grandes oportunidades de empleo y sinergias que nacen son un punto de lo más ventajoso para todas las personas que utilizan estos servicios.

Una buena parte de los usuarios de los espacios de coworking provienen del sector de la industria de carácter creativa y de medios nuevos. Todo esto aumente de forma rápida y un modelo de trabajo que realmente funciona.

Como es lógico, algo tiene que tener de positivo optar por esta solución, pues la gran parte de estos autónomos podrían estar cómodamente trabajando en sus hogares.

Los horarios flexibles y el poder interactuar con otros profesionales es algo que sin duda atrae y que es comprensible. Al final los intercambios de conocimiento son toda una ventaja.

Muchas oportunidades nacen de la interactuación con los demás coworkers. Para muchos es una estupenda forma de organizar mejor su trabajo y desde luego que es más fácil caer en tentaciones en el hogar que en los sitios de coworking, donde además ves a gente trabajando como tú.

Contando con todas estas ventajas, podemos ver claramente los nuevos vientos que corren con este tipo de negocio, que abre una vía nueva a los autónomos que buscan mayores rendimientos y contactos, en unas labores profesionales que por lo general suelen tener muchos puntos coincidentes.

Los tiempos van cambiando y merece la pena contemplar todas estas alternativas que hasta hace unos pocos años parecían más un cuento de ciencia ficción que una realidad.

Todo esto hace que, ya sabes, si cuentas con un empleo de los que se adaptan como un guante a los postulados del coworking, pues asistir a uno y ver como funcionas en uno de ellos. Existen muchos casos de profesionales que llegan para hacer la prueba y terminan en ellos, tanto utilizándolos de forma permanente como para trabajos temporales.  Esto ya puedes ir viéndolo según te adaptes más o menos a su funcionamiento y conforme a las necesidades que tengas.