Crear una tienda de moda

En nuestra sociedad que está dominada por la imagen nuestra forma de vestir, además de ser una estupenda carta de presentación, es una forma de comunicar quienes somos, incluso ofrece pistas para saber con qué grupo social nos identificamos.

La ropa se vende y se vende bien. En nuestro país la moda es una industria potente, que da empleo a casi 150.000 personas. Las prendas de moda son el regalo favorito de los consumidores. No en vano, siete de cada diez personas identifican la frase “irse de compras” con salir a comprar ropa, y es que según los estudios cada español invierte una media de 608 euros al año, en prendas de vestir y calzado.

Abrir una tienda de ropa requiere tener algo de capital, contactos, pero sobre todo mucha confianza en uno mismo, energía y la intención de perseverar con el proyecto. Actualmente el sector del retail de moda está amplíamente monopolizado por las grandes cadenas y el consumo rápido. Existe una oferta amplia y variada de prendas que a penas duran una temporada a precios muy competitivos.

De ahí que, ahora más que nunca, si nuestro objetivo es dirigir una tienda que se mantenga en el tiempo, tengamos que diferenciarnos. Alejarse de la uniformidad que aporta casi toda la oferta de rápido consumo y aportar nuevas experiencias dentro de nuestro espacio de compras, es una buena estrategia para acercar a los consumidores. Explorar los caminos de la sostenibilidad e impacto positivo, la innovación, la exclusividad, el servicio y la experiencia de cliente serán nuestra clave del éxito.

Por lo tanto, antes de pensar en todo lo demás, piensa qué tipo de prendas vas a vender. Esto puedes hacerlo pensando qué tipo de cliente quieres atraer. Lo ideal sería elaborar un plan de mercado para saber qué tipo de clientes potenciales hay en nuestra zona y elegir la ubicación que es una de las decisiones más importantes.

Una vez hayamos resuelto lo anterior, el siguiente paso es elaborar un plan de negocios que se centre en:

  • Cuál será el concepto de nuestra tienda.
  • Artículos que venderemos y precios.
  • Ahorros y financiación, si es necesaria.
  • Costes del alquiler del local, muebles y otros elementos decorativos.
  • Necesidad de empleados y costes.
  • Cómo promocionar el negocio.

Como ya hemos dicho, la ubicación del local es un factor clave. Hay que tener en cuenta criterios como la proximidad al público objetivo, la visibilidad, la accesibilidad, el nivel de tránsito y la concentración de comercios en la zona. El mobiliario, los accesorios, la decoración, la iluminación y los escaparates son elementos cruciales para conseguir que el público se sienta a gusto y permanezca más tiempo en nuestra tienda. En cuanto al tamaño del local, no es algo muy preocupante. Es mejor empezar con algo que se ajuste a nuestras necesidades y presupuesto inicial y trasladarnos más adelante, según vaya creciendo nuestro negocio.

Uno de los errores clásicos del principio es comprar en exceso llevado por los descuentos de grandes cantidades, pero hemos de ser conscientes que unas compras excesivas irían a parar finalmente a las rebajas, en las que nuestro margen de beneficio disminuye irremediablemente. Lo ideal es seguir el consejo de comprar pocas prendas de cada artículo e ir reponiendo en función de la demanda. En la mayoría de los casos se suelen realizar dos grandes compras principales al año: una en otoño para la temporada primavera-verano (que va de marzo a agosto) y otra en primavera para la temporada otoño-invierno (va de septiembre hasta finales de febrero).

Los proveedores en el sector de la ropa son clave. Posiblemente no podamos competir con las grandes cadenas en precio, pero sí podemos destacar en calidad y originalidad. Eso es lo que intentan destacar en su catálogo online proveedores como Hhg, en las tendencias de temporada. Prendas diferentes a las que vemos en todos los centros comerciales, que nos hagan sentir más identificados con uno mismo.

Busca tus proveedores siguiendo varios criterios. El primero, piensa qué es lo que necesitas que te proporcione. Una vez tengas un listado, busca referencias sobre cada uno de ellos para saber qué reputación tienen. Con todos esos datos, selecciona a los proveedores que te den un mejor precio y calidad en las prendas, y los que tengan mejor reputación y condiciones para ti, tanto a la hora de realizar los pedidos como a la forma en que tienen establecido hacerlo. Que te ofrezcan la opción de poder hacer los pedidos online te dará libertad y te ahorrará tiempo, por lo que también es algo a tener en cuenta.

No te olvides de promocionarte. Además del “boca a boca”, que sigue siendo una de las mejores herramientas de publicidad, promocionarte usando las nuevas tecnologías es vital. Invertir en publicidad de calidad, profesional, aunque en principio nos suponga un gasto más es imprescindible si quieres sobrevivir en el sector.

Tienda de moda online

En este caso no te haría falta disponer de una tienda física, aunque hoy en día son muchos los comercios que utilizan ambas formas de negocio para llegar a un público más amplio.

Si ya tienes tienda física lo más difícil ya lo tienes. Todo lo que necesitas es subir los productos y venderlos a través de internet concretando un par de puntos:

Los métodos para aceptar pagos más habituales son los TPVs virtuales que conceden los bancos, los métodos de pago alternativos como Stripe, PayPal. Ofrecer la posibilidad de transferencia bancaria, contrarrembolso, recogida en tienda, etc. Es una buena opción, cuantos más métodos ofrezcas más clientes puedes atraer.

Otro de los aspectos esenciales a tener en cuenta es que debemos configurar correctamente los gastos de envío. Cada día, cuando tengamos pedidos en nuestra tienda online, un mensajero pasará por nuestra tienda para recoger los pedidos que haya pendientes de ese día y se entregarán al comprador.  Debemos comparar las ofertas que nos hagan las diferentes compañías con el tipo de servicio que ofrecen y ver que encaja con nuestras necesidades.

El siguiente paso es trabajar, trabajar y trabajar: estar al día en las tendencias que encajan con nosotros, no dejar de lado nuestras redes sociales y ofrecer una atención al cliente personalizada y especial, que haga que no dude en volver.