Consejos para acertar en la elección del taller

Muchas veces los talleres que trabajan bien tienen que ver como otros clientes les llegan después de haber tenido mala experiencia con un taller de los denominados “chapuceros”. En el caso de Talleres Auto Babel creen que además de realizar su trabajo de la mejor de las maneras tienen que combatir contra la desconfianza de unos clientes que han pasado por una experiencia tan poco edificante. En su opinión esto desaparece cuando ven que se realiza un buen trabajo, pero esos momentos iniciales suelen ser los más complicados.

Conscientes de estos problemas, lo mejor es seguir una serie de consejos para que cuando se salga de un taller, se haga con la mejor de las sonrisas:

Búsqueda de opiniones en la red

Existen muchos estudios que evidencian que la práctica totalidad de los consumidores de nuestro país suelen investigar en los comentarios que realizan otros usuarios a la hora de hacer compras en Internet. Si esto lo hacemos para adquirir una funda para el móvil, merece la pena también hacerlo para ver por ejemplo, las opiniones del taller al que queremos ir. No se tarda mucho y tiene gran fiabilidad.

Asegurarse de que está correctamente identificado

Los talleres tiene que contar con una placa o placas distintivas. Es, por así decirlo su matrícula y así se sabe que está registrado y la actividad que realiza.

Si lo ves sucio o en deficiente estado, lo mejor es huir

No es conveniente ir a un taller que desde el primer momento no nos de la mejor de las sensaciones. Si ves que hay caos o que no es un local limpio, mala cosa. El poder ver cómo es el mantenimiento del negocio es una señal de cómo pueden realizan su trabajo.

Ante todo claridad

Adquiere gran importancia que el sitio nos transmita que es transparente y que no hay lugar para los secretismos. Si vemos las instalaciones y queremos saber más sobre la avería y la reparación por parte de los mecánicos, esto no tendría que ser problema alguno. Si ves que ocurre, tendrás que pensar que hay algo que te ocultan.

Lo mejor es solicitar una inspección de entrada

Siempre es bastante conveniente que se hagan unas anotaciones en las que puedan ver los diferentes desperfectos que pueda tener el coche, lo que es fundamental a la hora de hacer una reclamación si el vehículo sale con daños que no tenía cuando entró en el taller.

Pide siempre el resguardo

Pese a que no suele ser una práctica habitual, siempre es bueno saber que los talleres van a tener la obligación de entregar un resguardo  que debe presentarse a la hora de la recogida del coche. No son trámites sin sentido, porque imagínate que te roban el coche mientras que te lo están reparando. ¿Cómo vas a realizar la pertinente reparación?

 El presupuesto deberá ser transparente y estar bien explicado

En el momento en que te den el presupuesto, no es cuestión de que te digan el importe y nada más. Todo tiene que venir convenientemente detallado, explicado y así podrás saber lo que va a suponer en cuestión de costes cada punto de la reparación. Aspectos como lo que cuestan las piezas hasta lo que se cobra por la mano de obra.

Los plazos de reparación

Pese a que las leyes no establezcan un periodo máximo en las reparaciones, hay una serie de decretos que regulan las actividades de los talleres de reparación que lo que hacen es establecer el plazo de entrega que tendrá que estar relacionado con el tamaño de la avería en cuestión.

Si llegas con una reparación fácil y terminan tardando más de lo previsto en repararlo, siempre vas a tener que solicitar una indemnización por daños y perjuicios.

No olvides que las piezas que sustituyeron también son de tu propiedad

Muchas veces se pasa esto por alto, pero cuando se sustituyen unas piezas por otras, el taller tiene la obligación de dártelas si así lo deseas o de proceder a su reciclado.

En el caso de que existan daños ocultos, cuentan con cuarenta y ocho horas para que lo sepas

A veces ocurre que,  cuando el profesional se pone manos a la obra con la reparación, puede que encuentre determinada avería que no se conocía. De igual forma, la reparación puede llegar a afectar a otras piezas importantes. En estos casos, legalmente tiene 48 horas para que lo sepas, además del coste que ello puede tener.

Esperamos que después de todos estos consejos te haya quedado claro cómo debe procederse en este sentido.