Los últimos avances en optometría

En ocasiones nos pensamos que la tecnología solo sirve para crear mejores móviles, para conectarnos mejor vía redes sociales o para que los coches sean más rápidos. Sin embargo, hay muchos sectores que están viviendo una auténtica revolución gracias a los avances de las tecnologías. Uno de ellos, y del que os quiero hablar, es de la optometría, que celebra muchos congresos, por ejemplo el último en Alicante.

Uno de los principales males de los ojos es la miopía. Pues bien, ya son muchos los recursos que tenemos para evitar tener que ver mal de lejos o usar las incómodas gafas, que aunque a veces la gente se las ponga por postureo, está claro que es un incordio.

Un experto aseguró que la miopía se está convirtiendo en un problema pandémico. Es decir, que cada vez somos más las personas que lo padecemos. Según dicen hay sospechas de que una de las razones de su crecimiento es el cambio de hábitos visuales. Aquí es donde se encuentran las horas que pasamos frente al ordenador en nuestro trabajo o con la llegada de las tablets y Iphone el tiempo que nos tiramos frente a la pantalla del móvil.

Por ejemplo, una persona que tenga una miopía por encima de tres o cinco dioptrías va a tener, en algunos casos, 500 veces más posibilidades de padecer una patología como la degeneración macular, que esa sí  es un problema porque nos deja ciegos. Y es que, a menos que en 25 años tengamos ojos biónicos, y de momento la ciencia no avanza tan rápida.

5.000 millones de miopes

Por eso hay que confiar en los avances de la tecnología, pero uno quiere sus ojos para toda la vida. Se estima que en el 2050 la mitad de la población, 5.000 millones, será miope. Y de esos, alrededor de un 10 o un 20 % van a ser altos miopes, algo que hoy sucede en un 1 o 2 %. Será un grave problema de salud pública y por eso la investigación se orienta mucho hacia esa área, a entender los mecanismos que impulsan al ojo a crecer y cómo podemos modificar la tendencia natural que cada uno tiene.

Unos avances optométricos que luego se ponen en marcha en centros donde consiguen magníficos resultados. Por ejemplo en Barcelona, en el Centre Marsden. Por ejemplo con el tratamiento  de la Ortoqueratología, que está diseñado para eliminar gafas y lentillas durante el día. La ortoqueratología es el sistema de corrección óptica que ralentiza e incluso detiene la progresión de la miopía. Es un proceso no-quirúrgico, seguro, reversible y apto para los más jóvenes. La verdad es que es muy recomendable. Aquí se trabaja en estrecha colaboración con otros profesionales tanto de la visión como de otros ámbitos como oftalmólogos, ópticos, psicólogos, logopedas que permite, cuando sea necesario, crear un equipo multidisciplinar para dar respuesta a los problemas e inquietudes que  plantean los clientes.

Financiación

Por eso es importante que el Gobierno, me da igual el color que sea, invierta dinero en estas investigaciones. Hay que conseguir que el ojo deje de crecer y en el futuro, quien sabe si se podrá encoger, que sería muy bueno para los que ya se han vuelto miopes. En los niños es cuando más crece la miopía. Y es que España sí puede decir que se encuentra en la Liga de Campeones de la optometría. Por ejemplo, hay un estudio clínico internacional de una empresa americana en donde cuentan con la Universidad de Cataluña. Son muchos los que llaman a la puerta nacional.

shutterstock_352558823reducida