La tecnología presente hasta en los más pequeños detalles

Desde hace poco más de un año tengo junto a mi hermano una empresa de accesorios para automóviles. Radios, navegadores, sistemas multimedia, sensores de aparcamiento, cámaras, etc. Tecnología punta para el automóvil y la convicción de que ser líderes en nuestra ciudad es un camino que es un objetivo a medio plazo.

Un negocio de rápido crecimiento

Al principio contábamos con un local modesto, no muy grande, pero que con los buenos equipos que traíamos se quedó pequeño en cuatro meses. Tomamos la decisión de ampliar a un local que estaba en la misma calle, pero más del triple de grande. La preocupación que teníamos no era solo tener un local donde arreglar más los coches, también poder dar una atención al cliente lo mejor posible.

No pensábamos que todo iba a ir tan rápido, pero en el mundo de los negocios, a veces te ves obligado a correr más de lo necesario para poder responder a lo que te piden los clientes. Una de las razones por las que han aumentado nuestras ventas, es por la especialización en sistemas de entretenimiento para vehículos de gama alta.

Los detalles son importantes, incluso aunque pueda parecer que son insignificantes. Queríamos contar con unas bolsas que nos identificaran. Mi socio dijo que podíamos hacer unas bolsas, con fotos de automóviles de clientes mejorados y en color negro, el de nuestra empresa con las letras en amarillo.

La verdad es que no sabíamos ni por dónde empezar. Sabíamos lo que queríamos, así que nos pusimos a buscar en Internet tiendas. Una que nos llamó poderosamente la atención fue Plásticos Alhambra.

Pudimos ver en su página web, que apostaban por las nuevas tecnologías. Además, incidían sobre el reciclado. La preocupación por el medio ambiente es algo que es norma nuestra y también de esa empresa, por lo que termino de ser el punto que nos decidió a llamarles al día siguiente.

Cuando contactamos con ellos, notamos desde el primer momento que había química y que hablábamos el mismo idioma. Así pues, solo tuvimos que hacer el pedido y en pocos días teníamos en nuestra tienda las flamantes camisetas.

Plásticos Alhambra respondió a nuestras expectativas

Hablando con Plásticos Alhambra, les dijimos que queríamos bolsas nuevas cada 6 meses. Nosotros les mandábamos la foto del coche y ellos ya se encargaban de realizar la bolsa. Una forma original en la que algún cliente ya nos ha dicho que quiere coleccionarlas.

Además del diseño. Insistimos bastante en que queríamos la mejor calidad para las bolsas. Aunque pueda parecer una tontería, unos clientes que ven que la bolsa que les dan en la tienda es buena, transmite que es una tienda que no escatima en dar lo mejor a sus clientes.

El negocio nos está funcionando maravillosamente bien, pero eso no quiere decir que nos relajemos, así que ya estamos buscando nuevas ideas que puedan redundar en un servicio mejor a nuestros clientes. Mi socio dice que deberíamos optar por abarcar más el mercado de vehículos norteamericanos.

Es cierto que son una minoría, pero son coches que por lo raros que son en ocasiones lo pasan ciertamente mal para encontrar repuestos adaptados a sus automóviles. Quizás sea un buen nicho, pero no queremos cerrarnos solo a un tipo de público, ya que por ejemplo los automóviles de gama alta alemanes, son los que más acuden a nuestro taller.

Son de esos tipos de gestiones que uno tiene que pensar bien para no dar un paso en falso. Cuando tienes un éxito tan fulgurante como el que hemos tenido nosotros, puede uno caer en equivocaciones llevado por el positivismo.

De momento, nuestra última iniciativa que fue el tema de las bolsas, ha ido bastante bien y parece que podemos seguir con esta iniciativa que el público ha recibido con agrado. Desde Plásticos Alhambra también están muy contentos con nuestro éxito e incluso no descartan ellos mismos crear algo especial para agradecernos la confianza para el próximo pedido de bolsas.

Así que ya sabéis, si tenéis un negocio en mente, o está dando sus primeros pasos, marcad vuestra propia personalidad, pero siempre intentando mantener los pies en la tierra, que uno nunca sabe si los cambios radicales pueden ser beneficiosos para el negocio.